Esguince de Tobillo. Tipos y Tratamientos de Fisioterapia

Síntomas de un Esguince de Tobillo

Los esguinces son las lesiones más frecuentes del tobillo y una de las que más vemos en las clínicas de fisioterapia. Es muy común entre deportistas y, realmente, entre cualquier persona.

En este artículo, vamos a hablar sobre los distintos tipos de esguinces de tobillo y cómo tratarlos, para que puedas entender mejor cómo cuidarte y evitar que te vuelva a ocurrir.

Entendiendo los Esguinces de Tobillo

¿Qué es un Esguince de Tobillo?

Un esguince de tobillo es una lesión musculoesquelética caracterizada por el daño parcial o total de uno o más ligamentos que proporcionan soporte a la articulación del tobillo. Los ligamentos son estructuras de tejido conectivo fibroso que conectan los huesos entre sí, estabilizando la articulación y limitando su movimiento a un rango normal para prevenir lesiones.

Esto puede sonar complicado, pero lo importante es saber que hay diferentes tipos de esguinces, desde los más leves hasta los más serios, y cada uno necesita un tratamiento específico.

Síntomas generales de un Esguince de Tobillo

Los síntomas de un esguince de tobillo pueden variar según la gravedad de la lesión, pero comúnmente incluyen:

  • Dolor: Especialmente al mover el tobillo o al poner peso sobre él.
  • Hinchazón: Puede ser inmediata o desarrollarse con el tiempo.
  • Hematoma: Cambios de color en la piel alrededor del tobillo.
  • Rango de movimiento limitado: Dificultad para mover el tobillo.
  • Inestabilidad del tobillo: Sensación de que el tobillo está «flojo» o incapaz de soportar el peso corporal, especialmente en esguinces graves.

Causas más comunes

Las causas por las que surge un esguince de tobillo pueden ser múltiples.

Las más comunes incluyen torceduras durante actividades físicas, especialmente con movimientos bruscos o cambios de dirección; caídas que resultan en una mala postura del tobillo; caminar o correr en superficies irregulares, lo cual puede provocar giros inesperados; el uso de calzado inadecuado que no brinda suficiente soporte al tobillo; y la participación en deportes que requieren saltos, movimientos rápidos o contacto físico, aumentando así el riesgo de lesiones en esta área.

Tipos o Grados de Esguinces de Tobillo y Tiempos de Recuperación

Como mencionábamos anteriormente, los esguinces de tobillo pueden clasificarse según la gravedad del daño ligamentoso.

Según esta gravedad, podemos determinar tiempos de recuperación aproximados, aunque es importante recordar que el tiempo exacto para recuperar una lesión siempre dependerá de varios factores como la salud general del individuo o la adherencia al plan de tratamiento y rehabilitación, entre otros. Por norma general, la mayoría de esguinces de tobillo se curan en un plazo de 3 a 6 semanas.

Tipos o Grados de Esguinces de Tobillo y Tiempos de Recuperación

Esguince Grado I

Estiramiento ligamentoso sin desgarros evidentes o con microdesgarros mínimos. Clínicamente, se manifiesta con dolor leve, edema (hinchazón) y equimosis (moretones) mínimos, y una pérdida insignificante de la función o estabilidad de la articulación.

El esguince de Grado I o leve puede llevar de 1 a 3 semanas de recuperación.

Esguince Grado II

Desgarro parcial de los ligamentos, lo que resulta en un dolor moderado, edema notable, equimosis, y una disminución de la función y estabilidad articular

La evaluación física puede revelar laxitud anormal de la articulación cuando se aplica un test de estrés específico.

La recuperación del esguince de Grado II o moderado puede durar de 3 a 6 semanas.

Esguince Grado III

Desgarro completo de uno o más ligamentos, conduciendo a dolor severo, hinchazón significativa, hematomas extensos, y una pérdida considerable de la función y la estabilidad de la articulación. 

Los tests de estrés pueden demostrar una laxitud pronunciada o inestabilidad de la articulación del tobillo.

La recuperación del tipo de esguince más grave, el de Grado III, puede extenderse de 3 meses en adelante.

Tratamiento de Fisioterapia en el Esguince de Tobillo

Tratamiento de Fisioterapia en el Esguince de Tobillo

El tratamiento de un esguince de tobillo con fisioterapia es fundamental para conseguir una recuperación óptima y prevenir futuras lesiones.

Este tratamiento dependerá del tipo o grado de esguince de tobillo, pero generalmente se siguen una serie de fases.

A grandes rasgos, la metodología es la siguiente:

Fase 1: Alivio del dolor y reducción de la inflamación

En la fase aguda de la lesión que comprende en las primeras 72 horas, nos basamos en el concepto RICE (acrónimo de las siglas rest (reposo), ice (hielo), compression (compresión) y elevation (elevación), con la finalidad de disminuir el edema y controlar el dolor. 

  • Reposo: Evitar actividades que causen dolor.
  • Hielo: Aplicar hielo en el área afectada durante 15-20 minutos varias veces al día.
  • Compresión: Usar vendajes para controlar la inflamación localizada y estabilizar la articulación. 
  • Elevación: Mantener el tobillo elevado para evitar una mayor inflamación y descargar tensión en la articulación.

Fase 2: Restauración del movimiento

Una vez que el dolor y la inflamación están bajo control, el enfoque se desplaza hacia la recuperación de la movilidad articular a través de Fisioterapia.

En Fisionervión abordamos el tratamiento en función del grado de lesión, dolor e inflamación realizando, en primer lugar, una correcta valoración del lugar e intensidad de la lesión. Para ello, empleamos técnicas manuales de Fisioterapia y Osteopatía, además de ejercicios y, en caso necesario, otras técnicas de fisioterapia invasiva.

Principalmente, nuestros tratamientos para el esguince de tobillo comienzan por:

  • Ejercicios de rango de movimiento: Para restaurar la movilidad del tobillo sin sobrecargar los ligamentos.
  • Terapia manual: Para mejorar la movilidad de los tejidos y disminuir el dolor.
  • Neuromodulación percutánea: Este tratamiento de fisioterapia invasiva ha sido demostrado como muy efectivo en la recuperación de esguinces de tobillo.

Fase 3: Fortalecimiento

El fortalecimiento muscular alrededor del tobillo es fundamental para proporcionar estabilidad adicional a la articulación y prevenir futuras lesiones. En esta fase, se implementan:

  • Ejercicios de fortalecimiento: Inicialmente, ejercicios isométricos (sin movimiento del tobillo) seguidos por ejercicios isotónicos (con movimiento y resistencia) para fortalecer los músculos alrededor del tobillo.
  • Ejercicios de banda elástica: Para fortalecer los músculos peroneos, tibiales y los flexores y extensores del pie.

Fase 4: Mejora de la propiocepción y equilibrio

La propiocepción es la conciencia del cuerpo en el espacio, y es fundamental para prevenir recaídas de una lesión como el esguince de tobillo. Para ello se proponen:

  • Ejercicios de equilibrio y propiocepción: Usar superficies inestables como cojines de equilibrio o tablas de balance para mejorar la estabilidad y sensación del tobillo.

Fase 5: Readaptación al deporte y actividades cotidianas

La fase final de la rehabilitación se centra en asegurar que el paciente pueda volver a sus actividades deportivas y cotidianas de manera segura y efectiva. En esta última fase trabajamos:

  • Ejercicios específicos para el deporte: Gradualmente reintegrar al paciente a sus actividades deportivas habituales con ejercicios que imitan los movimientos específicos del deporte.
  • Prevención de lesiones futuras: Enseñar técnicas adecuadas y ejercicios preventivos para evitar futuras lesiones.

Factores de Riesgo

Los esguinces de tobillo son frecuentes en quienes practican deportes con alta demanda física, como el baloncesto o el fútbol, donde los movimientos rápidos y los terrenos irregulares aumentan el riesgo de lesiones. 

Otros factores como tener un historial previo de esguinces, un estado físico deficiente, y el uso de calzado inadecuado también aumentan la probabilidad de sufrir estos incidentes. 

La prevención es clave, pasando por una buena preparación física y la elección de un calzado apropiado, para así minimizar las chances de esguinces en el tobillo.

Esguince de Tobillo

Recomendaciones generales

  • Pasadas las primeras 72 horas, se recomienda realizar baños de contraste: 3 minutos de agua caliente seguidos de 1 minuto de agua fría, repitiendo el ciclo 3 veces al día.
  • Es fundamental fortalecer la musculatura de la pierna y el pie a través de ejercicios de rehabilitación. Esto ayudará a prevenir lesiones futuras y mejorar la estabilidad de la articulación.
  • Utilizar un calzado adecuado para la actividad física que se vaya a realizar es clave. Debe brindar un buen soporte y amortiguación para proteger el tobillo lesionado.
  • No aplicar hielo directamente sobre la piel, ya que puede causar quemaduras. Es mejor envolver el hielo en una toalla o paño delgado.
  • Incorporar ejercicios de propiocepción en la rutina de rehabilitación mejorará la coordinación, el equilibrio y la estabilidad del tobillo afectado.
  • Es esencial calentar adecuadamente antes de cualquier actividad física para preparar los músculos y articulaciones, minimizando el riesgo de nuevas lesiones.
  • Practicar la técnica correcta de los movimientos o gestos deportivos involucrados ayudará a evitar sobrecargas innecesarias en el tobillo durante la recuperación.

Bibliografía

  • Rodríguez Arráez, T. (2019). Revisión bibliográfica para conocer la relevancia del tratamiento de fisioterapia en el esguince de tobillo.
  • Arroyo-Hernández, M., Mellado-Romero, M., Páramo-Díaz, P., García-Lamas, L., & Vilà-Rico, J. (2017). Chronic ankle instability: Arthroscopic anatomical repair. Inestabilidad crónica de tobillo: reparación anatómica artroscópica. Revista espanola de cirugia ortopedica y traumatologia61(2), 104–110. https://doi.org/10.1016/j.recot.2016.10.003
  • Molina, F. (2022). Fisioterapia en el esguince del ligamento lateral externo del tobillo: una abordaje en constante evolución. Fisioterapia, (19).
  • Halabchi F, Hassabi M. Acute ankle sprain in athletes: Clinical aspects and algorithmic approach. World J Orthop. 2020 Dec 18;11(12):534-558. doi: 10.5312/wjo.v11.i12.534. PMID: 33362991; PMCID: PMC7745493.
  • May JM, Nasypany A, Paolino J, Baker R, Seegmiller J. Patient Outcomes Utilizing the Mulligan Concept of Mobilization With Movement to Treat Intercollegiate Patients Diagnosed With Lateral Ankle Sprain: An a Priori Case Series. J Sport Rehabil. 2017 Nov;26(6):486-496. doi: 10.1123/jsr.2015-0204. Epub 2016 Nov 11. PMID: 27834613.

Autor