Fisioterapia y ciclismo. Lesiones más frecuentes y cómo prevenirlas.

Lesiones más comunes en el ciclismo
Compartir:

El ciclismo es un deporte que ofrece numerosos beneficios para la salud, pero también puede provocar lesiones si no se practica correctamente. En este artículo, vamos a explorar las lesiones más comunes en el ciclismo y cómo la fisioterapia puede ayudar a prevenirlas y tratarlas.

Las lesiones más comunes en el Ciclismo

Las lesiones en el ciclismo pueden ser de dos tipos: traumáticas, causadas por caídas y accidentes, y las lesiones por sobreuso, que se producen por la repetición de un gesto mecánico que no está optimizado. Nos centraremos en las lesiones por sobreuso, que son las más comunes en los ciclistas.

Lesiones en las extremidades inferiores

Las extremidades inferiores son las más afectadas en el ciclismo, y las rodillas son especialmente las más afectadas. Las lesiones más comunes en las rodillas incluyen la tendinitis rotuliana, el síndrome de la cintilla iliotibial, la tendinitis de la pata de ganso y la condromalacia rotuliana. Estas lesiones suelen ser causadas por un ajuste incorrecto del sillín o las calas, cambios de ritmo explosivos y el uso excesivo de desarrollos altos con bajas cadencias.

Además de este tipo de lesiones, las musculares (ya que éstos asumen la mayor parte del esfuerzo) son bastante habituales. Entre ellas se encuentran las contracturas y sobrecargas en bíceps femoral, isquitibiales, sóleo o cuádriceps.

En los pies, el síndrome de los pies calientes y los problemas de adormecimiento son habituales.

Lesiones en espalda y cuello

La zona lumbosacra es la segunda que más problemas provoca a los ciclistas, debido a la postura que se adopta al montar en bicicleta. La lumbalgia es una lesión común que se manifiesta con un intenso dolor en la zona baja de la espalda. Las lesiones y dolores cervicales también son comunes y suelen ser causados por una postura inadecuada que fuerza la hiperextensión de las cervicales.

Lesiones en extremidades superiores

Las lesiones en los brazos, hombros y manos suelen deberse a sobrecargas por posturas incorrectas que reparten mal el peso del ciclista sobre la bicicleta. El síndrome de las manos dormidas y el síndrome del túnel carpiano son comunes en las manos.

Ajustar la bicicleta para evitar lesiones en ciclismo
Una de las acciones preventivas de lesiones en el ciclismo es ajustar la bicicleta correctamente a tus medidas para evitar desequilibrios y malas posturas.

Prevención de lesiones en el Ciclismo

Siempre se ha dicho «Prevenir mejor que curar«, y esto es especialmente cierto en el caso de las lesiones de ciclismo. ¿Qué puedo hacer para no lesionarme en ciclismo? Pues no sólo se trata de una técnica correcta y calentamiento adecuado. Veamos algunas estrategias adicionales que pueden ayudar a ciclistas a mantenerse seguros y más saludables.

Ajustar correctamente la bicicleta

Elegir la talla adecuada, así como un ajuste correcto de la bicicleta es esencial para prevenir lesiones. Esto incluye la altura y posición del sillín, la posición de las calas y la altura y distancia del manillar. Un ajuste incorrecto puede provocar una mala postura y sobrecargas en determinadas zonas del cuerpo.

Entrenamiento y descanso

El entrenamiento debe ser progresivo, evitando cambios bruscos de ritmo y sobrecargas. Es importante respetar los tiempos de descanso y recuperación para evitar el sobreentrenamiento, que puede llevar a lesiones.

Calentamiento y Estiramientos

Un buen calentamiento antes de empezar a pedalear y realizar estiramientos después de cada salida en bicicleta puede ayudar a prevenir lesiones. Los estiramientos deben ser suaves y mantenerse durante unos 30 segundos.

Nutrición e Hidratación

Una correcta nutrición e hidratación son fundamentales para mantener el rendimiento y prevenir lesiones. Es importante mantenerse hidratado durante el ejercicio y reponer los electrolitos perdidos.

Fisioterapia en el Ciclismo

La fisioterapia puede jugar un papel crucial en la prevención y tratamiento de las lesiones en el ciclismo. La fisioterapia deportiva puede ayudar a corregir la postura, enseñar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento, y tratar las lesiones existentes a través de diferentes técnicas. Además, puede aconsejar sobre el ajuste correcto de la bicicleta y el plan de entrenamiento.

En conclusión, aunque el ciclismo es un deporte que puede provocar lesiones (como cualquier otro), con las medidas preventivas adecuadas y la ayuda de profesionales como el fisioterapeuta deportivo, es posible disfrutar de este deporte de manera segura y saludable, además de poder obtener un plus en el rendimiento con la bicicleta.

Autor

Compartir: