Tratamiento de Fisioterapia para la Bursitis

Tratamiento de Fisioterapia para la Bursitis
Compartir:

La bursitis es una afección común que puede causar dolor e incomodidad, limitando la capacidad de movimiento y afectando la calidad de vida de quienes la padecen.

En Fisionervión entendemos la importancia de ofrecer un tratamiento completo y eficaz para la bursitis, combinando la experiencia de nuestros fisioterapeutas con ejercicios específicos que promuevan la recuperación.

Qué es la Bursitis y por qué ocurre

La bursitis es un trastorno doloroso que afecta las bolsas sinoviales, que son pequeñas bolsas rellenas de líquido situadas alrededor de las articulaciones. Estas bolsas proporcionan amortiguación y reducen la fricción entre los huesos, tendones y músculos.

La bursitis se presenta cuando estas bolsas se inflaman, lo que puede causar dolor y limitación en el movimiento de la articulación afectada. Esta inflamación puede originarse por diversas razones, como lesiones, uso excesivo, infecciones o enfermedades reumáticas. Aunque la bursitis puede impactar distintas partes del cuerpo, es más frecuente en las rodillas, codos, hombros y caderas.

Tratamiento de Fisioterapia para la Bursitis

Síntomas de la Bursitis

Los signos de la bursitis abarcan posibles experiencias como:

  • Dolor y sensibilidad al presionar alrededor de la articulación.
  • Rigidez y malestar durante los movimientos de la articulación afectada.
  • Presencia de hinchazón, calor o enrojecimiento en la zona articular.
  • Dolor tanto durante la actividad como en reposo.
  • La sensación de dolor puede extenderse a áreas cercanas a la región afectada.

Causas de la Bursitis

Con frecuencia, la bursitis se origina por la sobrecarga, siendo también desencadenada por cambios en el nivel de actividad, como la preparación para una maratón, o el exceso de peso.

Otras causas abarcan lesiones, artritis reumatoide, gota o infecciones, y en ocasiones, la causa no puede identificarse. Las zonas más comunes de aparición de la bursitis son el hombro, la rodilla, el codo y la cadera. Además, otras áreas afectadas pueden incluir la región alrededor del tendón de Aquiles y el pie.

Las causas más comunes de la bursitis incluyen movimientos repetitivos o posiciones que ejercen presión sobre las bolsas sinoviales alrededor de una articulación.

Ejemplos de ello son:

  • Repetir lanzamientos de una pelota de béisbol o levantar objetos por encima de la cabeza de manera frecuente.
  • Sostenerse en los codos durante períodos prolongados.
  • Pasar largos periodos arrodillado.
Tratamiento de Fisioterapia para la Bursitis

Tratamiento de Fisioterapia para la Bursitis

La fisioterapia desempeña un papel crucial en el tratamiento de la bursitis al aliviar el dolor, disminuir la inflamación y mejorar la movilidad articular.

En Fisionervión aplicamos tratamientos personalizados de fisioterapia para la bursitis, siempre adaptados a las necesidades individuales de cada paciente. Se emplean diversos enfoques, entre ellos:

  • La terapia manual implica que el fisioterapeuta emplea sus manos para aplicar presión y movimientos suaves en la articulación afectada, aliviando la tensión muscular, mejorando la circulación y reduciendo el dolor.
  • La electroterapia, que comprende técnicas de estimulación eléctrica como la diatermia o Electrólisis Percutánea Intratisular EPI®, resulta efectiva en la reducción de la inflamación, alivio del dolor y contribuye a la regeneración de tejidos y mejora de la función muscular.
  • A través de programas de ejercicios específicos buscando un fortalecimiento muscular y estiramientos para recuperar la funcionalidad de la articulación afectada.

Qué ejercicios de Fisioterapia son recomendados para tratar la bursitis

Los ejercicios recomendados para tratar la bursitis suelen incluir estiramientos musculares, ejercicios de fortalecimiento, reeducación postural y ejercicio terapéutico. Algunos ejemplos de ejercicios beneficiosos en el proceso de rehabilitación son:

  • Estiramiento del músculo psoas
  • Ejercicios pendulares de Codman
  • Ejercicios de fortalecimiento
  • Otros estiramientos musculares

Estos ejercicios ayudan a mejorar el rango de movimiento articular, reducir la rigidez, fortalecer los músculos y mejorar la estabilidad articular. Es importante realizarlos bajo la supervisión de un fisioterapeuta para asegurar su correcta ejecución y ajustar el programa según las necesidades individuales del paciente. 

Cómo aliviar el dolor de la Bursitis

La bursitis puede llegar a desaparecer sin tratamiento, pero no recomendamos ignorarla, ya que una bursitis aguda puede derivar a que sea crónica, aumentando su sintomatología e impidiendo una óptima recuperación.

En cualquier caso, es recomendable seguir las siguientes indicaciones para aliviar el dolor de una bursitis aguda:

  • Aplicar hielo de 3 a 4 veces al día durante los primeros 2 o 3 días.
  • Cubrir la zona dolorida con una toalla y aplicar hielo durante 15 minutos, evitando quedarse dormido con el hielo puesto para prevenir quemaduras.
  • Descansar la articulación y evitar dormir sobre el lado afectado.

Para la bursitis en cadera, rodillas o tobillos:

  • Evitar estar de pie durante períodos prolongados.
  • Pararse sobre una superficie suave y acolchada, distribuyendo el peso uniformemente en ambas piernas.
  • Colocar una almohada entre las rodillas al dormir de lado puede reducir el dolor.
  • Optar por zapatos planos acolchados y cómodos.
  • La pérdida de peso puede ser beneficiosa si hay sobrepeso.

Es recomendable evitar actividades con movimientos repetitivos en cualquier parte del cuerpo siempre que sea posible.

Conclusión

En resumen, la bursitis puede causar dolor y limitaciones, pero con el tratamiento apropiado, es viable restaurar la funcionalidad y disminuir el dolor. En Fisionervión proporcionamos un enfoque integral y personalizado para la bursitis, empleando técnicas avanzadas y ejercicios eficaces con el objetivo de ayudarte a retomar una vida activa y libre de dolor. No dejes que la bursitis empeore; pide tu cita hoy mismo en cualquiera de nuestras clínicas y da el primer paso hacia una recuperación completa.

Bibliografía

Aaron, D. L., Patel, A., Kayiaros, S., & Calfee, R. (2011). Four common types of bursitis: diagnosis and management. The Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons19(6), 359–367. https://doi.org/10.5435/00124635-201106000-00006

Trigo Revuelto, A., & Comín Comín, M. P. Plan de intervención de fisioterapia en cadera en resorte con bursitis trocantérea: a propósito de un caso.

Suárez-Sanabria, N., & Osorio-Patiño, A. M. (2013). Biomecánica del hombro y bases fisiológicas de los ejercicios de Codman. Ces medicina27(2), 205-217.

Carracedo, S. A., Gallego, G. P., Rodríguez, J. T., Sánchez, L. H., Monclús, A. B., & Canudo, M. A. (2023). De bursitis trocantérea a síndrome doloroso del trocánter mayor. Valoración en fisioterapia. Artículo monográfico. Revista Sanitaria de Investigación, 4(8), 16.

Compartir: